LA PRINCESA SOFÍA

11.01.2021

Escrito por P. A. G.

Había una vez una princesa que se llamaba Sofía que era muy honesta, ella era una mujer de cabello largo, ojos claros y su cabello era como los rayos del sol, era muy bonita.

Vivía entre montañas, donde le gustaba caminar y respirar el olor de los pinos, y ver la nieve cuando caía en invierno. En sus ratos libres le gustaba hacer costuras, aprendió de su madre a coser, solo observándola.

Cuando Sofía tenía diecisiete años conoció a Pedro, él ya había cumplido los dieciocho, era un joven delgado, alto, con barba, ojos azules y cabello negro, parecía un príncipe. De Pedro le gustaba su forma de ser, porque le hablaba con amor.

Los dos decidieron vivir juntos, pero a los pocos meses, el dejó de ser cariñoso, se enojaba, aventaba a Sofía y le gritaba. Cansada de tanto maltrato Sofía decidió dejarlo, estaba muy harta, y se fue con sus papás, pero él la convenció de regresar, le prometió que ya nunca la iba molestar... Pero no cumplió sus promesas.

Fueron cinco años de vivir juntos, en los que tuvieron dos hijos, a los cuales Sofía amaba mucho, a quienes hasta hoy les tiene mucho cariño y protege, por eso mismo decidió marcharse y alejarse de ese hombre de ojos azules que siempre fue muy malo.

Lejos de Pedro, la princesa Sofía aprendió a estar en paz, a ser feliz y quererse ella misma, amor que sigue compartiendo con sus niños, y ahora sueña no solo con hacer costuras sino vestidos y cortinas, y quizá volver a las montañas y ver caer la nieve.